Estudio de las propias actitudes mentales

El conjunto de nuestras actitudes condiciona  nuestra conducta y determina nuestra experiencia. 

Las actitudes mentales determinan el modo de ser, la personalidad. Pueden ser innatas o aprendidas.

Conseguir el dominio sobre uno mismo y sobre los acontecimientos será posible si estamos entrenados en el reconocimiento de las propias actitudes mentales. Consolidando y aumentando las actitudes positivas, aumentaremos los aciertos en nuestro proceder, disminuyendo o eliminando las actitudes negativas podremos transformar los errores que nos dificultan la adaptación al medio.

+ info