La respiración en el yoga

Posted by on 21/08/2019 in General

 

La respiración en el yoga

Una respiración adecuada es primordial para conseguir un estado de calma mental y corporal. La respiración puede ser utilizada para controlar nuestras respuestas fisiológicas, que a menudo se han considerado fuera del posible control consciente.

Los sabios hindúes sostenían que, reteniendo el aire después de la   inspiración (retención con pulmones llenos), los sentimientos pueden ser reducidos y hasta inhibidos por completo y que haciendo una pausa después de la expiración (retención con pulmones vacíos), la tensión cerebral puede bajar hasta llegar a un estado de relajación profunda. Según Patanjali, el control de los pensamientos y las emociones está estrechamente vinculado al control de la respiración.

Un cambio en nuestra forma de respirar puede modificar el funcionamiento de nuestro cerebro, facilitar el control consciente sobre la presión sanguínea, mejorar el sistema inmunitario, calmar nuestras emociones y pacificar nuestro estado mental.

La ciencia ha probado la relación entre respiración y ondas cerebrales. Durante una respiración profunda las ondas alfa son más abundantes que en una respiración rápida y superficial. La respiración abdominal es más adecuada que la torácica para generar estas ondas.

En una respiración normal, en cada ciclo respiratorio se intercambia aproximadamente solo un 10% del aire contenido en los pulmones, pero si se hace una respiración profunda e intencionada este intercambio puede alcanzar hasta un 80%. El control del proceso respiratorio es involuntario, aunque se puede aumentar la frecuencia respiratoria de modo voluntario.  

Una sencilla técnica de respiración puede disminuir paulatinamente la agitación y la dispersión mental. Para conseguir un estado mental calmado y concentrado es necesaria una respiración consciente, prolongada y controlada.

 

Respiración yóguica

 El pranayama es control, es la regulación (ayana) de la energía o aire vital (prana) mediante diversas prácticas de respiración. Su función es calmar la mente, generar energía, fortalecer los pulmones y aumentar su capacidad y la resistencia.

    • La interrupción de la velocidad de la inhalación y la exhalación es regulación de la energía vital (Yogasutra, II,49)
    • El proceso es externo, interno y retención y es observado según espacio, tiempo y número y es largo y sutil (Yogasutra, II,50)

El yoga utiliza cuatro tipos de respiración diferentes, que dan lugar a diversas técnicas del control de la respiración.

  1. Respiración pectoral o torácica:
    Es una respiración superficial, al inspirar la caja torácica se expande hacia fuera,  la superficie respiratoria es menor, entra y sale poco aire y hay poco intercambio de gases. Es la forma de respirar de la mayoría de personas en la actualidad.
    Durante la respiración torácica el aire va a la zona alta de los pulmones, mientras que la mayor parte de la sangre permanece en la zona inferior de los mismos sin mezclarse bien con el oxígeno, tal como sucede  en la respiración abdominal.
  2. Respiración abdominal:
    Es una respiración natural (el neonato respira así), el diafragma y el abdomen son impulsados hacia fuera. Al inspirar, una  mayor cantidad de aire  llega hasta la zona inferior de los pulmones  y la proporción de intercambio de gases es mayor.
  3. Respiración diafragmática:
    Al inspirar se presiona el diafragma hacia abajo, por lo que el  aire entra en lo más profundo de los pulmones. En este tipo de respiración se produce un masaje en los órganos internos de la zona abdominal  y aumenta la circulación sanguínea.
  4. Respiración completa:
    Al inspirar se impulsa el diafragma y el abdomen hacia fuera y la caja torácica hacia arriba. Es una combinación de la respiración torácica y abdominal.